Monton de trigo

Hayedo de Montejo

viernes, 21 de junio de 2013

Atardecer en el Pilar


Una vez más el atardecer cadalseño nos muestra toda su belleza. En esta ocasión los olivares del Pilar sirven para que el sol, en su descendiente recorrido diario, juegue con las ramas de los olivos, produciendo unas bellas vistas llenas de luces y colores.
 

Es el sol con su resplandor el que origina la luz suficiente para que la imagen tenga luz propia y vida natural, esta misma imagen minutos después cuando ya el sol se ha ocultado, pierde el color y la belleza cromática.
El Pilar es una zona de Cadalso cargada de historia, lugar donde hace siglos los cadalseños plantaron cientos de olivos, aquí decimos olivas, reforzando los olivares con paredes de piedra y estrechos caminos que a pesar de los años han llegado hasta nuestros días en un buen estado de conservación, aunque tampoco les vendría mal alguna pequeña restauración y limpieza, pero claro, esto es una utopía en el mundo actual en que vivimos.




Al atardecer, pasear por cualquiera de estos caminos es un auténtico placer para los sentidos, dejarse llevar camino abajo, echar un trago de agua de la fuente del Pilar, y entablar conversación con las personas que nos crucemos en este paseo, nos cautivará por su sencillez y nos ayudará a sentir la vida natural que nos rodea y nuestra propia existencia.




Zorro Corredero
Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso

2 comentarios:

Miguel Moreno González dijo...

Es un lujo, efectivamente, el encontrarnos contigo, Pedro, y que nos cuentes todo lo relacionado con Cadalso y sus gentes con ese cariño y ese conocimiento con el que tú lo haces. Cualquier camino de Cadalso recibe una gran alegría al saber que lo glosarás con ese amor.

Pedro Alfonso dijo...

Muchas gracias Miguel, pero tú bien sabes que las personas estamos y nos vamos, sólo Cadalso queda para los que vienen detrás, y así desde los siglos.

Un abrazo.
Pedro