San Antón 2010

San Antón 2010
Recordando la fiesta de las sanantoneras de 2010

Vidrios de Cadalso

Vidrios de Cadalso
La producción de los hornos de Cadalso tiene éxito en origen por la simplicidad de la decoración y de las formas. Muchas de éstas son tradicionales, y fueron anteriormente usadas por la orfebrería. Más tarde durante los siglos XVI al XVII se ven influidas por las venecianas.......

miércoles, 7 de noviembre de 2012

Mi rincón favorito, aunque no el único



Todos tenemos un lugar en el que encontramos la paz, la tranquilidad y a veces hasta nuestros sueños. Ese espacio puede estar en cualquier apartado rincón de nuestra casa o de nuestro entorno, suele ser solitario a veces y concurrido en otras, todo depende de nuestro estado de ánimo y de esas situaciones que tantas veces se forjan sin querer. Pero de una manera o de otra, ese lugar en el que parece que la paz reina siempre, suele estar cargado de bellos recuerdos y de grandes momentos acaecidos en otros tiempos y con otras personas, y esto ya es más que suficiente para atraernos de una forma casi rutinaria pero cargada de sentimentalismo.




Este es uno de mis lugares preferidos donde puedo pasar horas y horas en cualquier estación y circunstancia. Aquí encuentro eso que algunos llaman la paz interior y el sosegado descanso que muchas veces necesito.
Es en este escondrijo, apartado y discreto donde mi vida pasa diferente, es el reencuentro con otros tiempos lo que me atrae hacia este espacio donde tantas situaciones he vivido y donde la vida parece se haya parado hace mucho tiempo.



Son esas hojas caídas por el aire otoñal de ese tiempo que precede al frío del inminente invierno, lo que me atrae de este época, pero en todo momento siempre hay algo que me incita a dejarme caer por aquí, unas veces la lluvia, otras la nieve, los pimientos fritos con en trago de buen vino de garnacha, y muchas ese par de huevos con patatas, de Salu a ser posible, que sacian mi hambre y mi espíritu. Todos son elementos que fortalecen este placentero y sosegado espacio en el que tantas horas paso siempre que puedo y a donde necesito volver para sentirme yo mismo.





Y mientras todo aquí pasa con quietud y reposo, en la Corredera sigue la vida y el ajetreo del pueblo. Qué diferente pueden ser las cosas y los momentos simplemente por unos metros de distancia.
Zorro Corredero
Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso
 
 
 

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Atrayente espacio, debe ser muy relajante, y no digamos con los huevos fritos, emmmmmmm

Inés

Anónimo dijo...

Que recreo tan maravilloso tienes en casa. PEPE.