San Antón 2010

San Antón 2010
Recordando la fiesta de las sanantoneras de 2010

Vidrios de Cadalso

Vidrios de Cadalso
La producción de los hornos de Cadalso tiene éxito en origen por la simplicidad de la decoración y de las formas. Muchas de éstas son tradicionales, y fueron anteriormente usadas por la orfebrería. Más tarde durante los siglos XVI al XVII se ven influidas por las venecianas.......

martes, 20 de noviembre de 2012

El encuentro con Ángel, pastor del siglo XXI


Ángel, pastor del siglo XXI. Cuando el encuentro se convierte en placer



El sol calentaba aquella tarde de invierno, la calma del viento hacía presagiar la buena temperatura que reinaba en la zona, todo estaba tranquilo y sosegado en este lugar del Molinillo, donde las uvas de la variedad albillo tan escasas y tan delicadas aun se resisten a desaparecer en este pueblo que tiempos mejores tuvo para estas cepas de dulces uvas.
Descansaba en una de las muchas piedras y lanchas que afloran entre chaparras y paredes ya arruinadas y olvidadas, que en otras épocas y con otras gentes tuvieron su importancia, como separación de sus fincas o tal vez como aprisco del ganado, tan abundante en Cadalso en tiempos pasados.


La sosegada y tranquila paz reinante me ayudó a escuchar un tintineo lejano que se acercaba paulatinamente hacia mi apacible mirador, pronto las esquilas y cencerros sonaron casi a mi vera y sorprendido por este ahora extraño ruido, pero a la vez agradable y acogedor, deje mi acomodado sillón natural y levantándome miré hacia el sur, lugar por donde comprobé llegaban los sonidos y la polvareda que a su paso se levantaba. Pronto vislumbré las primeras cabras envueltas en ese siempre sonido celestial que nos proporcionan las decenas de esquilas sonando a la vez, sin sentido alguno pero sin una sola pausa.



Ah! me dije, deben ser las cabras de Ángel, qué otras podrían ser en un Cadalso donde el destino y la vida ha querido que sólo él sea el último pastor.

Y las cabras seguidas de algunos pequeños cabritillos, saltaban y brincaban ladera arriba unas tras otras, al instante aparecieron ante mí los perros, esos guardianes obedientes y cumplidores que lo dan todo por el rebaño a cambio del cariño y la comida que su amo les entrega cada día por la labor realizada.



De entre unas jaras apareció ese personaje de la vida y la cultura pastoril al que yo un día bauticé como “Ángel, un pastor del siglo XXI”, un mes de septiembre de 2009 cuando tuve la gran suerte de poder compartir un día de pastor junto a él, sus perros y sus cabras.



El encuentro no puede ser más que como cuando se encuentran dos buenos amigos, un saludo de manos y una mirada de complicidad que lo dice todo y que nos incita a sentarnos en una piedra y comenzar a mantener una conversación sobre todo tipo de temas, siendo el principal la mala situación de la ganadería en la zona y lo sacrificado de esta antigua profesión, hoy casi desaparecida. Entre  bromas y recuerdos el tiempo va pasando sin darnos cuenta, llenando estos momentos sencillos y amenos, que el destino ha querido proporcionarnos en esta placentera tarde de complaciente y agradable invierno que estamos teniendo.



Los minutos han pasado muy rápido, el sol ya va camino de Lancharrasa, lugar por donde cada tarde se oculta en los inviernos de Cadalso, y Ángel me comunica que debe seguir su marcha ascendente camino de su majada del Venero, con la mirada de una Peña Muñana que recibe los últimos rayos de sol invernal, luego cruzará la carretera de Madrid y por las Eras de la Peña se adentrará en el pinar del Concejo para en un par de horas llegar a su majada o portalera.



Para mi la cita termina en este momento y aquí, pero a él aun le quedan un par de horas de camino y la dura tarea de encerrar y echar de comer a las cabras para más tarde regresar a su casa, o como tantas veces quedarse a dormir junto a ellas, velando junto con sus perros por estos animales que le dan la estabilidad y la forma de ganarse la vida, una vida muy dura, pero que sólo él ha elegido, porque le gusta y porque desde siempre lo ha llevado en su sangre por herencia familiar.


Muchas gracias Ángel por convivir conmigo esta benévola tarde de invierno junto a tus cabras y tus inquietudes, compartiendo tus experiencias con este aprendiz de pastor desde aquel septiembre de 2009, en que por primera vez sentí la llamada de esta actividad que hoy tanto admiro gracias a ti.


 Un abrazo.

Zorro Corredero
Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso

13 comentarios:

Anónimo dijo...

Angel, buen pastor y gran persona.


Mariano

Angela CM dijo...

Se ha ido perdiendo el pastoreo, en casi todos los pueblos había pastores que han ido desapareciendo poco a poco, suerte de poder compartir en el campo unas horas con Ángel.

Un saludo

Anónimo dijo...

Realmente maravilloso que todavía quede un pastor en Cadalso.

Inés

Anónimo dijo...

Una gran persona y un gran pastor dedicado a su rebaño. Que importante es que te guste tu trabajo y que vte haga feliz, esto es lo que le ocurre aq Angel y se nota el cariño que pone en todo lo que hace.

Un abrazo.
Mariano

Saturnino Caraballo Díaz dijo...

EL CERRO CASTAÑO

Es nuestro Cerro Castaño
espléndido mirador,
epicentro de un alcor
con majada de un rebaño.
Y allí pastores de antaño
pastoreaban ovejas
entre las encinas viejas;
flores, tomillos, retamas
contra el ábrego las camas
de los panales de abejas.

Saturnino Caraballo Díaz
El Poeta Corucho

Anónimo dijo...

Haber si te animas Pedro Alfonso y te pasas otro dia cn el y lo publicas

Pedrito Mlopez

Pedro Alfonso dijo...

Ya lo hablé con Ángel, pero todavía no lo hemos concretado.

Saturnino Caraballo Díaz dijo...

LA PEÑA MUÑANA

Reinando sobre el valle es soberana
del viñedo, pinar y del olivo,
y trae a Cadalso aire sensitivo
en rastreo de brisas del nirvana.

Ni siglos, ni erosión, a ella amilana
si el tiempo por venir es permisivo,
y el campo es un edén tan persuasivo
que la hace revivir cada mañana.

Es granítica, vital, majestuosa,
de Cadalso es vigía de su entrada
si antes de entrar en él vemos su cara,

cuando el sol nos la muestra luminosa
y esbelta en su firmeza allí asentada
soplona La Muñana se declara.

Saturnino Caraballo Díaz
El Poeta Corucho

Saturnino Caraballo Díaz dijo...

LA RED DE LOS PASTORES CORUCHOS

Estercoles del barbecho
para la siembra del trigo,
de la siega y del espigo
en el llano y el repecho.

Acuerdos entre pastores
de campos de Cenicientos,
sin paga ni emolumentos
con coruchos labradores.

A golpes con la Machota
el pastor fija las redes,
en tierras de Nicomedes
que después ara y explota.

A cambio el dueño le deja
que paste con su rebaño,
por sus tierras aquel año
y allí se amorre la oveja.

La red formaba un cuadrado
y dentro de aquel recinto,
en un lenguaje sucinto
defecaba aquel ganado.

Amanecía el cercado
por el negror, laminado,
igual a un campo minado
de un natural abonado.

Cada dos días la red
cambiaba de posición,
y de heces un aluvión
formaban una pared.

El pastor durante día
pastoreaba al ganado,
y por la noche al vallado
el rebaño allí volvía.

Dentro del chozo el pastor
cerca del hato dormía,
y la tierra bendecía
a aquel abono excretor.

Vigilando los mastines
en los pescuezos carlancas,
reliquias cuando en barrancas
había lobos malsines.

Recuerdos de tiempos idos
de pastores y de ovejas,
de rebaños y de abejas
por los riscos escondidos.

Saturnino Caraballo Díaz
El Poeta Corucho

Saturnino Caraballo Díaz dijo...

SI HOMENAJE SE RINDIERA
(A la mula en Cenicientos)

Si homenaje se rindiera
a bestias de arada y carga,
una estatua ancha y larga
la mula se mereciera.
La viña lo agradeciera
y el barbecho en sus cimientos,
y los buenos sentimientos
de los coruchos de antaño
del pastoreo y rebaño
de campos de Cenicientos.

Saturnino Caraballo Díaz
El Poeta Corucho

Saturnino Caraballo Díaz dijo...

EL AVÍO DE LOS PASTORES DE ANTAÑO

En el zurrón la tartera:
o en bolsones de la alforja,
su pan se gana y se forja
el pastor por la pradera.
Y portando en su fiambrera
al consabido tocino
la calabaza de vino,
y tortilla de cebolla
que es la despensa y la olla
con la que anda el camino.

Saturnino Caraballo Díaz
El Poeta Corucho

Saturnino Caraballo Díaz dijo...

UN PASTOR DE CENICIENTOS

Era el pastor un hondero
de certera puntería
que a las ovejas volvía
de lo sembrado al calvero.
Y estudiando en el otero
cuando la oveja se amorra,
tenía bajo la gorra
de sabiduría un pozo,
y a la angostura del chozo
una cátedra la aforra.

Saturnino Caraballo Díaz
El Poeta Corucho

Emilio José Tabernero dijo...

Buena persona y buen cadalseño el Cabrero,si señor.