Monton de trigo

Cadalso Cristo

miércoles, 23 de noviembre de 2011

Cadalso y los Toros de Guisando

 
Cadalso en la Jura de Guisando
 
 
Enrique IV rey de Castilla y León propuso a su hermanastra Isabel como princesa de Asturias y con ello convertirla en heredera de Castilla y León. Para ello propuso que Isabel llegara hasta Cadalso para firmar los documentos de la jura, pero no debía estar muy convencida Isabel cuando rechazó la idea y  sugirió  a su hermanastro quedar en una venta que existía en el lugar de los Toros de Guisando.


Los toros de Guisando lugar donde se celebró la jura.


El día elegido fue un lunes 19 de Septiembre de 1468 y desde muy temprano el lugar se adornó para recibir al rey y a su hermana. Isabel partió del abulense monasterio de Santa Ana llegando a El Tiemblo por el puerto de la Paramera y el puente de la Gaznata sobre el río Alberche, lugar donde dicen exclamó; “tiemblo ante este momento”, ya que no tenía mucha seguridad de que aquello fuera a salir bien, frase ésta que algunos afirman dio nombre a la aldea que por entonces era El Tiemblo.


Palacio de D. Álvaro de Luna en Cadalso de los Vidrios


El rey partió del palacio del Condestable en Cadalso, acompañado de nobles, caballeros y gran número de jinetes que descendieron por el camino real hasta el Valle de las Tórtoles ( más tarde Tórtolas) para proseguir por tierras de San Martín hasta la explanada de los Toros de Guisando.

Y allí junto a los Toros de Guisando se encontraron los dos hermanos en una venta que por entonces había junto a los famosos toros y con la firma del llamado Tratado de los Toros de Guisando cambiaron nuestra historia.

Valle del Tórtolas (Cadalso de los Vidrios)

He de decir que no se sabe con seguridad si Isabel vino desde Ávila por El Tiemblo o por Cebreros ya que no todos los autores coinciden y como ejemplo estas líneas de Camilo José Cela que en el libro Viajes por la Vieja Castilla dice: “La princesa Isabel había partido de Cebreros escoltada por el arzobispo de Toledo, los obispos de Burgos y de Coria, sus nobles leales y doscientos hombres a caballo”…..Don Enrique vino de Cadahalso (Más tarde pasaría a llamarse Cadalso): le daban guardia el maestre de Santiago ( Por entonces D.Juan Pacheco Girón), el arzobispo de Sevilla, sus cortesanos y más de tres mil jinetes”

Imaginad descendiendo por la “cuesta de Tórtolas” el séquito con sus tres mil jinetes, realmente espectacular y desde luego histórico.


Los Toros de Guisando y el Cerro de Guisando al fondo.


Una vez acabada la jura los hermanos volvieron a Cadahalso por los Cantos de la Horca y el Valle del Tórtolas, acompañados de todos sus sequitos para celebrar el momento histórico y a la par el futuro de Castilla.

Y aquí en Cadalso estuvieron nada más y nada menos que doce días en los que no faltaron los festejos, los bailes y las grandes comidas, con lo que hubo serios problemas para dar cama, comida y bebida a tantos personajes y jinetes. Pasados los doce días de fiesta Cadalso volvió a recuperar la paz y la tranquilidad que siempre había tenido, regresando el rey y su comitiva a Casarrubios del Monte en Toledo y la princesa Isabel y su sequito a Ocaña.
 
 


La importancia de esta jura es tal que muchos creen que sin ella tal vez nunca España hubiera sido España, ni se hubiera descubierto América, pero esto es algo que nunca sabremos.

Isabel casaría después con Fernando, uniendo el reino de Castilla y León con el de Aragón y convirtiéndose en los Reyes Católicos que tanto esplendor dieron a España.


 
 
“Aquí estuvo la Venta de los toros. Sitio de la jura de la Reina Católica. En este lugar fue jurada Doña Isabel la Católica por princesa de Asturias y legítima heredera de los reinos de Castilla y León el 19 de Septiembre de 1468”

Esta inscripción la mandó colocar la marquesa de Castañiza, María de la Puente y Soto en 1924


De la importancia que Cadalso tuvo en el pasado dan fe estos hechos que aquí se exponen para conocimiento de todos y orgullo de nuestro sentimiento cadalseño a través de la historia.






Zorro Corredero
Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso

6 comentarios:

JUANY dijo...

HAY QUE LEER LA HISTORIA,Y SABER LA IMPORTANCIA,QUE TIENE NUESTRO PUEBLO.¡¡¡POR FAVOR,QUE NO SE PIERDAN NUESTRAS RAICES,Y CONSERVEMOS TODO LO QUE TENEMOS!!!SEAMOS ""CADALSEÑOS DE VERDAD"" QUE NUESTRO PUEBLO ES MUY BONITO,...PEDRITO,GRACIAS POR RECORDARNOS TANTAS COSAS,Y PENSAR,QUE LOS QUE NO ESTAMOS ALLÍ,LO ECHAMOS MUCHO DE MENOS....JUANY

Jose Peke dijo...

Pedro, gracias por llegar tan dentro de los corazones de las gentes de Cadalso...tanto a los que estan fuera..como a los que ahora estamos aquí.!!..sigue dandonos "Clases" de historia. Yo cada día aprendo mas de nuestro pueblo. un abrazo.."El LIla".

Pedro Alfonso dijo...

Gracias a vosotros por ese interés que mostráis por todo lo relacionado con Cadalso y desde luego por participar en este blog.

Un abrazo.
Pedro Zorro Corredero

Anónimo dijo...

Un gran acontecimiento que no conocía y que me ha gustado mucho.

Gracias Zorro por estas clases de historia sobre Cadalso.

Inés

Anónimo dijo...

Yo tampoco conocia esta historia y me gustado mucho.Gracias

Anónimo dijo...

Yo lo del tradado si lo sabía pero no que el rey saliera de cadalso y de la fiesta que luego hubo. La verdad es que Cadalso siempre está de fiestas y por lo que veo desde siempre.

Viva Cadalso.