Monton de trigo

Hayedo de Montejo

martes, 12 de julio de 2011

La fuente de los "Piejos"

Y ahí junto al fresno dando vistas al Valle de Tórtolas se encuentra la fuente de los Piejos

A la fuente de “Los Piejos” se accede desde el barrio de San Antón, para ello tomamos el camino que sale a la izquierda y que nos lleva a los restos de la antigua Torrecilla que dejaremos a la derecha para comenzar a bajar por el camino que lleva a Tórtolas y junto al cual está la fuente. Desde San Antón no hay más de trecientos metros de distancia y el lugar es una maravilla por el paisaje que se disfruta desde aquí con el Valle del Tórtolas y el cerro Casillas de fondo.


La fuente abandonada desde hace muchos años no es muy grande y al llegar podemos observar que nada de ella hay a la vista ya que un enorme zarzal cubre toda la zona donde en los últimos años han crecido algunos árboles de gran porte en la actualidad.


Decidimos empezar a limpiar de zarzas la zona donde más o menos confiamos en que está la fuente, pero tras un trabajo duro la fuente no aparece y las zarzas no se acaban nunca, es por esto que hacemos un pequeño camino hasta el lugar donde Use parece que recuerda se encuentra el manantial y efectivamente al final conseguimos llegar a una zona donde la humedad se huele y se aprecia.


Tras limpiar y cavar un poco, el agua comienza a aparecer ante nuestros ojos y la alegría de volver a ver de nuevo esta fuente aunque solo sea con un charquito de nada es motivo suficiente para seguir buscando el manantial que parece ser está un poco más adelante, y así es, como podemos comprobar al llegar a dos piedras por donde parece que mana el agua, aunque la verdad en que en este momento, estamos a mediados de junio, aquí no sale nada de agua y sí brota directamente del suelo un par de metros más adelante.


Entre estas dos piedras brota el manantial.

Y al fin el agua

 Una vez limpiada la fuente, incluido un fresno que ya da una buena sombra y que durante este tiempo nos ha servido para resguardarnos del ardiente sol de este caluroso día de junio, procedemos a limpiar una especie de balsa de no mucha profundidad donde Use y Carmen la”Gachas” dicen recordar que lavaban las mujeres de San Antón sus ropas y que luego tendían a secar en los alrededores.

Buena sombra nos proporciona este sauce que ha crecido junto a la fuente y que una vez limpio luce así de bien.

Restos descubiertos del antiguo lavadero.

Y con la satisfacción de haber descubierto después de tanto tiempo, tal vez treinta años o más, la fuente de los “Piejos” regresamos al pueblo dejando a Carmen con su descendencia como ella dice, aunque se queja de que le falta su machote que vive en un pueblo cercano a Navalmoral de la Mata. Y así entrando por el castizo barrio de San Antón regresamos a Cadalso con el pensamiento puesto en esta fuente y las ganas de volver este invierno cuando las lluvias vuelvan a caer y la fuente de nuevo corra con más fuerza y tal vez se llene igual que antes lo hacía la pequeña balsa donde las mujeres sanantoneras cantaban mientras lavaban sus ropas en aquellas primaveras de hace muchos años


 
Mi agradecimiento a todos los componentes del grupo Amigos de las fuentes y a Use y Carmen, sanantoneros ambos que con sus recuerdos y conocimientos  han ayudado y facilitado el poder volver a localizar y recuperar esta antigua y conocidísima fuente de nuestro pueblo. 
 
 
 
Zorro Corredero.
 
Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso

4 comentarios:

Anónimo dijo...

¡Magnífica y desinteresada labor! Y parecía que ya no estaba... Pero la zona de San Antón es como un milagro contínuo; solo se trata de tener paciencia amorosa, como vosotros la tenéis. ¡Enhorabuena!
Miguel Moreno

Anónimo dijo...

Enhorabuena por recuperar este rincon de la historia de Cadalso
Un saludo
roberto

Saturnino Caraballo Díaz dijo...

IMAGINÉ DE REPENTE

Imaginé de repente
a Dios cubierto de barro,
sobre el lecho de una fuente
con el cuerpo hecho un desgarro.

Aquel lecho estaba seco
sin agua por ningún lado,
y Dios llagado y enteco
estaba petrificado.

Con las cuencas de los ojos
vacías y purulentas,
mordidas por los abrojos
del Gólgota y sus afrentas.

Pero aquel cuerpo deforme
reavivó en mi presencia
y vistiendo el uniforme,
de Sacra Magnificencia.

¡Y Dios me miró profundo
y ascendió de nuevo al cielo,
y me dejó aquí en mi mundo
con mi duda y mi recelo!

Saturnino Caraballo Díaz
El Poeta Corucho

Saturnino Caraballo Díaz dijo...

DE SUSPIROS UNA FUENTE

De suspiros una fuente
abro para ti en la tierra,
y ver qué verdad se encierra
sobre tu sed tan ardiente.
Fuente de agua transparente
mi fuente de los suspiros
la engastaré con zafiros
y cuando beses mi boca
sabré que placer provoca
los besos de tus respiros.

Saturnino Caraballo Díaz
El Poeta Corucho