Monton de trigo

Hayedo de Montejo

miércoles, 20 de octubre de 2010

La Felipa, un personaje de época


Rocordando a la Felipa 



Era conocida simplemente como la Felipa, y durante muchos años fue errante por nuestras calles y nuestras casas, siempre acompañada de su inseparable puchero de barro en el que cada día tomaba su comida mientras nos deleitaba con su retahíla de versos y frases que unas veces recitaba y otras cantaba, como aquel inolvidable día que el Palacio se quemó y que tanto le gustaba cantar, a veces sin más y otras recibiendo algunas pesetas. También recuerdo aquella verruga en su hombro, y cuando los muchachos la decíamos que la dábamos una peseta por enseñarla, y ella ni corta ni perezosa se destapaba el hombro y todos nos quedábamos maravillados y sorprendidos con aquella verruga a la que llamábamos “higo” por su parecido con la dulce fruta de la higuera.

Una mujer a la que la vida le jugó una mala pasada y más si pensamos en aquella época de poco dinero y demasiada poca comprensión.

Esta foto de la Felipa en la Plaza junto a la fuente con su puchero, es una de las imágenes más cadalseñas y más cotidiana de aquellos años 50 y 60 que jamás hayamos visto, y es por eso que hoy quiero dedicársela  para que sea un pequeño homenaje a esta buena mujer que sólo pudo en la vida luchar y mucho para poder comer y vivir en unos tiempos difíciles para todos, y más para ella. También quiero decir que de todas las fotos que tengo, esta es una de las que guardo con más cariño y aprecio por muchas cosas en las puede que coincidamos, mirad la foto y luego decidme si tengo razón.

Un abrazo a todos y un recuerdo especial y cariñoso para la Felipa, nuestra Felipa. 

Zorro Corredero.
Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso

24 comentarios:

ludy11 dijo...

Uff Pedro, cuanto tiempo y que recuerdos. Era yo bien pequeña pero la recuerso como si fuera ayer. Ademas ella hacia algo que yo siempre les cuento a mis amigos les hace mucha gracias, cuando ella se subia la falda en cualquier sitio y hacia pis, donde le pillara bien, esas eran las cosas de "la Felipa la de mi pueblo" (esta frase la usa mucho mi madre y a mi me encanta por la cantidad de recuerdos que me trae de la niñez)

Gracias por compratir esta fotografia y por este bonito homenaje a una buena mujer que como bien dices, no tuvo una vida facil y de la que nosotros como niños nos reiamos de ella sin maldad

Un beso,

tony monton dijo...

La tienes.

Pedro Alfonso dijo...

Tony, Qué quieres decir con...la tienes.

Zorro

Pedro Alfonso dijo...

Ya lo pillé, la razón.


Zorro

Anónimo dijo...

Que recuerdos era la prima de todos cuando paso por el callejón donde vivía siempre la recuerdo

Carmen Frontelo Morales

Anónimo dijo...

Yo la recuerdo y con mucho cariño a mi casa venia mucho a enseñarnos , (el higo) para los que la recordamos con sus ojos azules , su moño rubio , cantando siempre que la dieras algo ,
una de las estrofas , era .....
con cintas amarillas ,
Felipa para ti...
una caja muy grande ...
felipa para ti....
esas aunque sean un poco fúnebres , se me quedaron grabadas...
y lo limpia que siempre iva , aunque fuera ropa ya muy usada...
es una persona que como muchas otras , siempre recordaré con cariño. ..
gracias pedro , por recordarla.


Maria Rosario Caballero Lopez

Anónimo dijo...

K recuerdos mas bonitos .k limpia y buena persona era la Felipa siempre lavándose en el pilon y con su pucherito para la comida si alguna cosa no la gustaba decía esto no la gusta a la prima . Se la recuerda con mucho cariño gracias Pedro por ese bonito homenaje en su honor

Mari Carmen Carretero Santillán

Anónimo dijo...

No se puede escribir la historia de Cadalso en ese tiempo sin su figura. No sabía pronunciar bien mi nombre y me llamaba "maricrema". Y a mi madre la decía "sita Ana, sita Ana... la peseta y los diez". La recuerdo con mucho cariño.

Gemma Hs

Anónimo dijo...

Mari Carmen Señoris Es verdad ha sido conocida también en mi pueblo. Todos los pueblos tienen alguna persona que deja gratos recuerdos y añoranzas .


Mari Carmen Señoris

Anónimo dijo...

Cuando se hacía la sopa en la fuente

Rosa Merchan

Rosa Mª Moreno Martín dijo...

Qué recuerdos! Yo era muy chiquitita. Pero es uno de los recuerdos dé mi niñez. Me acuerdo ese cuando iba por la plazolilla y yo estaba con mi abuela Desi. Tenía como mucho 5 años!!!! Gracias Pedro por ofrecernos estos buenos recuerdos de nuestro pueblo!!!

Rosa Mª Moreno Martín dijo...

Qué recuerdos! Yo era muy chiquitita. Pero es uno de los recuerdos dé mi niñez. Me acuerdo ese cuando iba por la plazolilla y yo estaba con mi abuela Desi. Tenía como mucho 5 años!!!! Gracias Pedro por ofrecernos estos buenos recuerdos de nuestro pueblo!!!

Anónimo dijo...

Pobrecilla yo tambien me acuerdo de ella con su pucherillo a x agua

Conchi Escudero Alvarez

Anónimo dijo...

Y la plaza era más bonita antes al menos para mi gusto

Maria Montes

Saturnino Caraballo Díaz dijo...

LA TÍA RAIMUNDA

Por la Plazuela pasaba
y el borrico la precede,
y en el pescuezo colgaba
una esquila que sonaba
en la cuadra a la que accede.

Siempre triste y enlutada
y silenciosa se mueve
cuando va en la madrugada
con atavíos de helada
y el frío no se conmueve.

Por los pueblos del contorno
vendía su pacotilla,
y en su cansado retorno
era siempre en el entorno
ver al marido en la silla.

Paralítico impedido
de ejercer ningún trabajo,
estaba siempre invadido
de un furor incontenido
que practicaba a destajo.

Y ella le montó un negocio
para poder mantenerse,
y sin saber que era el ocio
años de pobreza y bocio
él comenzó a rehacerse.

Pipas, chicles, caramelos,
vendía el hombre a la puerta
y vivía unos desvelos
y entre muchachos consuelos
siempre con la puerta abierta.

Para acceder a la casa
había previo un corral
y un perrito que acompasa,
y la vida se la pasa
a la sombra de un parral.

De muchachos gran trasiego
con perras en el bolsillo
llevar a veces sosiego
y las más desasosiego
si nos daba el tabardillo.

Y mientras tanto Raimunda
va por caminos de Dios
con su tristeza profunda
y en lo triste la secunda
su borrico que va en pos.

¡Almas que venís al mundo
marcadas por un estigma
donde un misterio profundo
os marca un paso infecundo
como prueba del enigma!

Y aquella mujer tan buena
bajó en silencio a la tumba
sin hijos en la cadena,
y su recuerdo me apena
y en olvido no sucumba.

Saturnino Caraballo Díaz
El Poeta Corucho

Saturnino Caraballo Díaz dijo...

EL ESPÍRITU DEL FARY EN CENICIENTOS

Del Fary dicen que dicen
que su espíritu le habló
a una mujer que contó
que a ella no la desdicen.
"A mí no me contradicen",
proclamó a los cuatro vientos;
"una vez lo digo y cientos:
que en copa de encina altiva,
bien corucha y bien nativa,
al Fary vi en Cenicientos".

Saturnino Caraballo Díaz
El Poeta Corucho


Anónimo dijo...

La Felipa pobrecilla ;


Carmen Frontelo Morales

Anónimo dijo...

Lo que sabia

Ana Diaz

Anónimo dijo...

Si la decíamos la tonta pero sabia mas que muchos listos

Carmen Frontelo Morales

Anónimo dijo...

Que bien se sabía los días de la semana, los miércoles avisaba:- Prim@ mañana es jueves. Era el día en que ella solía pedir por las casas alguna perrilla. Nunca se metió con nadie y si se metían con ella lloraba como una niña.

Emilio López García

Anónimo dijo...

Buenos recuerdos de la niñez.
Una vez tuve q inventarme un cuento para un trabajo del colegio y ella me sirvió de inspiración. A mi profesora de lengua le encantó.

Carmen Carrillo

Anónimo dijo...

Gracias Felipa.

Carmen Carrillo

Anónimo dijo...

Q bonitos recuerdos,y cuanta nostalgia

Milagros Calvo

Anónimo dijo...

Parampapiroviroviro parampapirovirova si Don Álvaro de luna levantara la cabeza y viera el Palacio en ruinas se moría de tristeza paranpampiro........

Maria Álvarez Alvarez