Raquetas

Raquetas
Esperando que la nieve vuelva, ya queda menos.

Majalcobo

Majalcobo
Pincha en la foto para ver la Ruta de las Cascadas de Majalcobo ( Casillas )

martes, 20 de abril de 2010

Los Toros de Guisando

Escrito sobre los Toros de Guisando de 1908 ( Ampliar para leer )









La curiosidad de los Toros de Guisando es que el tercer toro empezando por la izquierda lo partió un rayo hace siglos y parece ser que así se mantuvo hasta el año 1934 año que fue restaurado,
Otros aseguran que lo mandó restaurar la Marquesa de Castañiza en 1924, pero en la foto de 1933 aún seguía roto, también es posible que la fecha de la fotos sea errónea. Lo realmente curioso es saber que durante siglos parece que solo hubo tres toros, si os fijáis en la actualidad se nota perfectamente como el tercero esta arreglado.
En la fotos podéis ver la evolución de los toros en los últimos años.


1 comentario:

Saturnino Caraballo Díaz dijo...

LA PRIMERA EXCURSIÓN QUE
HICIMOS EN LA ESCUELA

Desde nuestra escuela fuimos
muy contentos de excursión
y tanto fue lo que vimos
que años fue de evocación.

Salimos muy de mañana
en autocar de epopeya,
viendo desde la ventana
como un friso de Pompeya.

Las labores naturales
propias de los campesinos,
el cuidar de los parrales
que producen buenos vinos.

Un trabajo conocido
y en nosotros no infrecuentes
pues los hemos ejercido
desde que nos salen dientes.

Fue nuestra primer parada
en los toros de Guisando,
buen comienzo de jornada
y aguardar lo por llegando.

El maestro muy pausado
nos fue contando una historia,
todo muy bien sonsacado
del libro de su memoria.

Habló de un acuerdo o pacto
celebrado entre unos reyes,
y solemnidad de un acto
patentado en unas leyes.

Con la lección aprendida
por el que quiso aprenderla,
reanudamos partida
con la intención de leerla.

Llegamos al Escorial
y entramos al Monasterio
siendo sus salas caudal
de belleza y de misterio.

Recorrimos aposentos
mirando las armaduras,
muchachos de Cenicientos
con asombro de criaturas.

Y nuevamente el maestro
dijo que los caballeros
ocultaban el espectro
de cuando fueron guerreros.

Que don Felipe Segundo
vagaba por las estancias
imperando sobre el mundo
con cara de circunstancias.

Que construyó el edificio
al ganar una batalla,
con el mayor artificio
que en todo el orbe se halla.

Y al decaer el Imperio,
donde el sol no se extinguía,
el Caudillo también serio
a la Patria engrandecía.

Y nos fuimos a ver su obra
poco hacía inaugurada,
que gran importancia cobra
en la España actualizada.

El maestro nos dio el nombre:
el Valle de los Caídos,
y obra dijo de un gran hombre
que nos tiene guarnecidos.

Ascendimos escaleras
de una cumbre de montaña,
descubriendo unas laderas
con muchas telas de araña.

Ya en la ciclópea cruz
vimos los Evangelistas
donde se posaba luz
propagada por artistas.

A la imponente Basílica
la recorrimos entera,
y leían una Encíclica
y el maestro explico que era.

De nuevo en el autocar
directamente a Madrid,
viendo pueblos al pasar
y sobre Babieca el Cid.

Vimos la Plaza de Oriente
frente al Palacio Real
y ocultándonos de gente
aportamos el caudal.

De las bolsas cinco duros
fuimos todos aportando
y en unos puestos oscuros
en golosinas gastando.

El día fue memorable:
cuanto vimos y aprendimos,
lo vivido inolvidable
todo cuanto recorrimos.

Supimos geografía
y algo de historia de España,
y hasta una fotografía
nos dieron de una cabaña.

Y poseídos por fiebres
cantamos cosas muy finas,
"Por el mar corren las liebres,
por el monte las sardinas!".

Saturnino Caraballo Díaz
El Poeta Corucho